Corona de Porcelana

Una corona se utiliza para cubrir completamente un diente destruído. Además, se puede utilizar para mejorar el aspecto, la forma o la alineación del diente. Una corona también se puede colocar sobre un implante para lograr la forma y la estructura funcional de un diente. Es posible hacer coincidir el color de las coronas de porcelana o cerámica con el de sus dientes naturales. Otros materiales incluyen el oro y las aleaciones metálicas, acrílicas y cerámicas. Estas aleaciones suelen ser más resistentes que la porcelana, y se recomiendan para los dientes posteriores. En ocasiones, suele utilizarse porcelana cementada a la cara externa de una corona metálica, ofreciendo asi una restauración fuerte y estéticamente agradable.

El dentista recomendará una corona para:

Reemplazar obturaciones de gran tamaño, cuando no queda suficiente diente
Evitar que un diente debilitado se fracture
Reparar un diente fracturado
Colocar un puente
Cubrir un implante dental
Cubrir un diente decolorido o deformado
Cubrir un diente que ha sido sometido a un tratamiento de conducto radicular

¿Cuánto tiempo dura el procedimiento para colocarme las coronas?

Las coronas suelen realizarse en 2 o 3 citas. Para fabricarlas es necesario realizar una preparación del diente para luego tomar un molde que será enviado al laboratorio dental. En la siguiente cita, la corona es probada en boca, para verificar que haya un correcto sellado y que la estética sea la adecuada.

¿Cuánto tiempo duran las Coronas Dentales?

Cuando las coronas son fabricadas de un material de larga durabilidad como la porcelana dental, estas pueden durar de 8 o a más años. Por supuesto, es importante que el paciente acuda a sus controles periódicos, que mantenga una excelente higiene oral y que tenga los cuidados necesarios.